Saturday, March 04, 2006

MIRANDO ESCAPARATES

A veces la vida de quienes somos adictos al DVD es un continuo conflicto entre el conformismo y la paciencia, entre la locura consumista repentina y la serena fuerza de voluntad. No hay más que ver el escaparate de ese templo de la tentación que es Xploitedcinema, que en los últimos días, por motivos incomprensibles, se ha nutrido de novedades a un ritmo absolutamente endiablado, a fuerza de unos seis o siete títulos al día, con ofertas de lo más prometedoras para los rastreadores de italianadas varias y perlas del eurotrash. Como lógicamente estos últimos sujetos no son necesariamente ricachones acaudalados, pues lo que suele acabar pasando es que nos jodemos y tenemos que ir viendo desesperados el constante desfile de films insólitos delante de nuestras narices sin poder recurrir a la tarjeta de crédito tal y como nos gustaría.

De todos modos, entre la reciente hornada de novedades destacan dos esperadísimas películas que, no sé si or suerte o por desgracia, han llegado en ediciones de lo más decepcionantes. Me estoy refiriendo, por un lado, al último capricho catódico hitchcockiano del gran Dario Argento:



Y por otro, a lo último facturado por el nunca suficientemente idolatrado Tinto Brass:



Resulta que tras ponérsele a uno los dientes largos con estos lanzamientos, he aquí que se da cuenta de que el primero de ellos, edición del sello francés Studio Canal, sólo viene doblada al francés y al inglés, sin conservar el audio italiano original, y que para más inri, a tenor de lo que dicen los de la imprescindible web 10k Bullets, el doblaje anglófono debe ser una hez como la copa de un pino, cosa a la que doy total crédito, visto lo que ha ocurrido con otros títulos italianos recientes editados en el País de la Libertad. ¿Qué hacer en estas circunstancias? ¿Liarse la manta la cabeza y pagar la friolera de 20 euros más gastos de envío por una edición que promete ser una mierda, o esperar a Godot con la intuitiva esperanza de que Anchor Bay o Blue Underground acaben sacando alguna versión más aceptable, convenientemente subtitulada?

Tres cuartos de lo mismo pasa con MONAMOUR, editada por el absurdo sello ruso Video Soyuz (también manda huevos el nombre), en zona 5 (me juego los nachos a que nadie que esté leyendo esto ha visto jamás un DVD en esa zona), y que aunque viene en versión original, tan solo lleva subtítulos en ruso. Y hombre, lo de estar viendo a las culonas venecianas del viejo Tinto Brass gritando en la lengua de Mussolini mientras contemplamos estupefactos todo tipo de simbolillos cirílicos incomprensibles, y encima pagando 25 dólares más gastos por la broma, pues como que no. Casi mejor rezarle a Zoroastro para que a los canallas de Cult Epics se les ocurra editar esta también, que si no lo veo jodido...

Total, que al final dos coitus interruptus, y subiendo. En fin, tendré que resarcirme de alguna manera. Me voy al cine, con la dura misión de conducir al Diplomaster a alguna película que desconocerá con total seguridad. Vale que yo soy una persona acostumbrada a correr riesgos, pero a veces al arrastrar contigo a los demás al peligro, te ves invadido por un incómodo sentido de la resonsabilidad.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home