Friday, December 30, 2005

JACK CHICK: EL EVANGELIO EN VIÑETAS

Cuando hablamos de cómic "con mensaje" es inevitable que pensemos en autores ya consagrados, como Joe Sacco o Art Spiegelman, ese tipo de autores que en vez de dedicarse a dibujar superhéroes en pijama prefieren abrirnos los ojos a los problemas y los conflictos sociopolíticos de la sociedad en que vivimos. Sin embargo, los aficionados al arte de las viñetas tienden a ser tremendamente injustos, y olvidan con frecuencia a este hombre tan peculiar, a veces desconocido para la mayor parte del público, pero cuyos tebeos llevan décadas siendo los más rentables de toda la industria viñetera. Como dibujante no vale gran cosa, y como guionista no pasa de repetir una y otra vez los mismos esquemas argumentales en cada historieta, pero eso no debería preocupar al lector de su obra, dado que no nos hallamos ante un autor al uso. Chick es algo más que un autor, es un predicador, un iluminado, un mensajero cuya función no es otra que la de propagar la palabra de Dios. Sus historias no son meros tebeos populares, son parábolas, enseñanzas bíblicas, dirigidas a todas aquellas personas confusas ante diversas situaciones de la vida. Mediante ejemplificadoras fábulas este profeta del Evangelio nos ayuda a abordar y encarar determinadas situaciones vitales con la perspectiva propia de un cristiano como Dios manda. Perteneciente al culto evangelista, la vida de Jack Chick traza una línea directa que arranca desde el compromiso cristiano de derechas de toda la vida, y se adentra en los terrenos de la militancia fundamentalista y el integrismo, para acabar despeñándose en caída libre hacia los abismos de la locura, la conspiranoia, la reclusión y el ascetismo. A sus 81 años, Chick, rabiosamente anticatólico, baptista polémico y cabeza visible del movimiento dispensacionalista, es dueño de la todopoderosa Chick Publications, una de las factorías de comics más lucrativas del planeta, si bien su imagen pública está tan oculta detrás de su imperio, tan recluida en su torre de marfil, como pudieran estarlo la de un Willy Wonka o la de un Kubrick en sus últimos años. Tal es el secreto que rodea a su vida y a su mundo que desde mediados de los setenta ni siquiera existe una fotografía suya, ni una entrevista grabada, ni un solo testimonio verificable. Por lo que yo sé, incluso podría estar muerto y seguir firmando sus comics evangélicos desde el más allá, a través de esa editorial en la que dejó todo atado y bien atado. Y eso que los hechos, por turbios que resulten, nos dicen otra cosa bien distinta...


Jack Thomas Chick nació el 13 de abril de 1924 en la ciudad de Los Angeles, que como bien saben los que hayan estado allí, es un poco como no nacer en ninguna parte. Desde pequeño fue un poco ese niño raro, ese que juega solo en los recreos, ese que se pone enfermo cada dos por tres. Un poco como quien esto suscribe, vaya, sólo que a Chick, como dice ese aforismo típicamente español, "se lo llevó el Diablo por otro camino". A Chick en realidad lo que le gustaba desde pequeño era la interpretación, y participó activamente en su grupo de teatro del Instituto, hasta que al graduarse obtuvo una beca para cursar estudios de actor en la prestigiosa Pasadena Playhouse School of Theater. Sin embargo, no queda constancia de que llegara a progresar mucho como actor, dado que nada más empezar la carrera lo alistan en el ejército y se marcha a pegar tiros en la Guerra del Pacífico. La verdad es que no me imagino yo a alguien como Chick disparando perdigonazos a los japos en la batalla de Midway, pero lo cierto es que allí estuvo, y hasta volvió sano y salvo. Su gran papel como defensor de su patria ante los pérfidos nipones le granjeó una buena reputación y un empleo digno en el teatro de la antedicha escuela de Pasadena, que fue donde conoció a la que sería su esposa, la difunta Lola Lynn.

Como con tantos otros genios del siglo XX, la clave del éxito de Chick hemos de buscarla en su mujer, un poco como la de Hitchcock. Cherchez la femme, que dirían los franceses. O en lenguaje más castizo, que más tira pelo de coño que carro de bueyes. Y es que fue precisamente Lola Lynn quien ejercería de detonante en la conversión de su esposo a la fe cristiana. Hasta entonces, Chick no era más que un chico corriente de California, pero su mujer provenía de una familia cristiana extremadamente fundamentalista, y parece ser que la madre de ésta adoctrinaba a Chick día sí día también con los Evangelios, los Salmos y las Sagradas Escrituras. Sin embargo, la verdadera llamada del Señor no llega con las preceptivas charlas de la suegra, sino con un programa de radio llamado Power from High, dirigido y presentado por el desconocido Reverendo Charles E. Fuller. Por motivos de los que no tenemos ni puta idea, Chick oye este programa e inmediatamente se postra ante la grandeza de Dios Misericordioso, y afirma haber oído la voz de Dios y estar llamado a propagar su Palabra. Y donde otros habrían salido a la calle a repartir octavillas o a gritar homilías varias con un altavoz, Chick escogió la vía del dibujo y la ilustración. Algunos dicen que esta idea proviene del serial radiofónico "Unshackled", una especie de radionovela cristiana y devota muy popular por la parte de Chicago, que lleva en antena desde los años 50. Los responsables de este show tuvieron en su día la idea de sacar una edición en tebeo de los episodios que representaban en la radio, y es un hecho constatable el que Chick ha incluido más de una vez en sus tiras referencias a este serial. Sin embargo, parece que la verdadera inspiración, por lo que él cuenta, no le llega de este serial sino, atención, del Partido Comunista Chino, que al parecer tenía la costumbre de repartir ilustraciones e historietas entre los campesinos del pueblo para ayudarles a entender mejor el profundo mensaje revolucionario.


Así pues, Chick no lo duda un instante, y ve en el noveno arte un medio perfecto para hacer llegar el mensaje de Dios a las masas. Crea entonces su compañía Chick Publications, con sede en la cocina de su casa, y su primera historieta, titulada "Why no revival?", la publica en plan amateur en su tiempo libre. Pero la cosa se le va de las manos y no tarda en pasar del fanzine al formato profesional. A lo largo de los años 70 y 80, Chick publica un total de 24 comics completos, así como innumerables tiras ejemplares, las conocidas popularmente como "Chick Tracts". Si bien estas últimas constituyen aún hoy el grueso de su obra, los comics completos incluyen historias más elaboradas y desarrolladas. Los 17 primeros comics publicados pertenecen a la serie Crusader Comics, y tienen como protagonistas a dos auténticos y genuinos "born-again Christians", uno blanco y el otro negro, que van por ahí captando fieles y redirigiendo a las ovejas descarriadas por el camino recto del Señor, amén de combatir heroicamente contra satanistas y demás siervos del Maligno. Los últimos seis comics de esta serie, en cambio, tienen como protagonista al eminente doctor Alberto Rivera, un canario al que Chick conoció en la vida real y prometió inmortalizar tras su muerte. En cada uno de los comics, y por boca del personaje de Rivera, Chick critica a los católicos en general, y al Vaticano en particular, atribuyéndoles la culpa de todos los grandes de las males de la Historia, desde las dos Guerras Mundiales hasta la homosexualidad, pasando por la masacre de Guyana, el asesinato de Abraham Lincoln, el comunismo, el nazismo y hasta el Islam (en opinión de Chick, el surgimiento del Islam se promovió desde el mismísimo seno del Vaticano para que los musulmanes destruyeran a los judíos y así poder trasladar la sede de la Iglesia Católica a Jerusalén). Como se puede observar, la carga ideológica de los comics de Chick se va haciendo cada vez más y más integrista, hasta el punto de acabar acusando literalmente a los Jesuitas de haber orquestado un complot para envenenar al verdadero Rivera y ocasionarle así el cáncer de colon que acabó con su vida. Otras proclamas habituales en los comics de Chick culpan a la Iglesia Católica de permitir la homosexualidad y el aborto, y subrayan ideas fundamentales en su doctrina, como que los Papas son en realidad personificaciones del Anticristo, que la Iglesia Católica es la "Puta del Apocalipsis", o que el Profeta Mahoma no era en realidad sino un mero títere en manos de los siempre malvados católicos.


Por si no les hubiera dado ya suficiente bacalao a los católicos, allá por el año 2000 Chick inicia una nueva serie de comics conocida como su "saga bíblica", en la que un humilde cristiano fundamentalista conocido como Bob Williams (un John Doe cualquiera), se dedica a evangelizar a la gente y a reconducir sus vidas hacia la fe y las enseñanzas del Señor, si bien este amargado personaje, al contrario que sus predecesores, a veces fracasa en sus objetivos. El caso es que a pesar del pesimismo inherente a esta nueva serie, la saga bíblica es un ejemplo más de cómo Chick sigue sembrando su semilla entre las comunidades protestantes con sus particulares visiones sobre temas como la Evolución, el Adulterio, el Sexo, los Juegos de Rol, la Homosexualidad, y como no, la Iglesia Católica .

Todos los "Chick Tracts" o tiras publicadas por Chick siguen más o menos la misma estructura argumental: se nos presenta a un grupo de personajes que podrían ser nuestros vecinos o nuestros compañeros de curro, gente normal y cotidiana con la que cualquier ciudadano occidental podría identificarse. Uno de los personajes es siempre el eje del conflicto, alguien que se debate entre obrar de una manera u obrar de otra. Evidentemente, una de las maneras es siempre la vía incorrecta del Diablo, mientras que la otra es el camino correcto de Dios. Pero eso él (o ella) lo desconoce, claro está. Junto a este personaje central, hay siempre algún personaje que trata de convencer al personaje principal para dejarse guiar por la fe cristiana, y otro que pretende disuadirle afirmando que todo eso no son más que paparruchas. normalmente es el primer orador el que suele acabar llevándose el gato algua, si bien en más de una ocasión es el segundo orador, el siervo de Satán, el que acaba convenciendo al protagonista. No obstante, en este último caso, Chick se cuida muy mucho de terminar su narración con consecuencias catastróficas para dicho protagonista, sin duda un justo castigo administrado por el Dios Todopoderoso a quienes se desvían de su virtuoso sendero. A partir de ahí, el conflicto que hace debatirse al protagonista puede ser absolutamente cualquiera, desde la música rock hasta el homicidio, pasando por el hurto, el aborto, o los Testigos de Jehová. Todo vale, siempre que su inobservancia vulnere las sagradas enseñanzas de nuestro señor Jesucristo.


A partir de mediados de los 70, la vida de Chick se transforma en un hervidero de demencia senil y oscurantismo propia de un Kubrick o un Fernan-Gómez. Se vuelve extremadamente reservado, se niega a conceder entrevistas a la prensa, y las pocas veces que ha podido arrancársele algún comentario se ha puesto hecho un basilisco y no han pasado más de cinco minutos sin que se ponga automáticamente a jurar en hebreo contra los católicos, el Vaticano y demás lugares comunes. Tan misteriosa ha sido su presencia como artista y editor que muchos aficionados al cómic han llegado incluso a postular la teoría de que en realidad lleva años muerto, o incluso de que jamás ha existido, habiendo sido su firma como "Jack Chick" un mero seudónimo o marca de fábrica con la que firmarían sus tiras diversos guionistas y dibujantes contratados a sueldo por la editorial. Los datos oficiales, sin embargo, nos revelan que aunque Chick no se deje ver en público, hay varios suscriptores de sus publicaciones a los que ha enviado cintas de cassette grabadas con su propia voz. Según estos iluminados, la mujer de Chick, Lola Lynn, habría muerto en 1998, y desde entonces Chick habría vuelto a casarse con alguna jovencita asiática de buen ver, imaginamos que por aquello de enseñar el mensaje del Señor a estas promiscuas damas de Asia Menor que a veces se dejan llevar y acaban donde suelen acabar. Se sabe también que desde 1985 Chick dejó de dibujar sus propios tebeos, trasladando esta laboriosa función a un tal Fred Carter, que habría sido el encargado del apartado gráfico del grueso de la obra de Chick de las últimas dos décadas. A lo largo de todos estos años, Chick se habría limitado a escribir las historias de sus tiras, al mismo tiempo que su recalcitrante vena anti-católica iba tornándose más y más destructiva con la edad. De hecho, en los últimos años Chick ha reeditado material original publicado hará más de una veintena de años pero readaptándolo a su cambiante visión del Vaticano: donde antes se representaba al Anticristo como un tío normal con traje de ejecutivo y corbata (una visión más que acertada a mi juicio, aunque sea sólo simbólicamente), ahora aparece el mismísimo Papa Juan Pablo II; o donde antes aparecían meros discursos basados en el mensaje del Señor, ahora podemos leer encendidas e iracundas soflamas anti-católicas, según las cuales la Iglesia Católica Romana sería en realidad una prolongación secreta de los horrendos cultos babilónicos. Y así con todo.


Durante todos estos años, la única persona que parece haber entrevistado en la vida real a Jack Chick es un tal Jimmy Akin, una especie de blogger ultracatólico y portavoz de la bizarra asociación Catholic Answers. Según lo que afirma este hombre (porque reconozcámoslo, su testimonio en el fondo es tan fiable como las cien mil criptoteorías sobre la no existencia de Chick, o como los propios "comunicados oficiales" emitidos por Chick Publications presuntamente rubricados por el propio Chick), el autor de las viñetas que nos ocupan le habría recibido y atendido sus ruegos y preguntas durante el preestreno de la película LIGHT OF THE WORLD, basada en la obra de Jack Chick, que tuvo lugar en Ontario, California. Akin describe a Chick como un hombre educado y amable, y admite que comportó correctamente en todo momento, hasta que Akin mencionó su condición de católico, momento en el cual Chick perdió nuevamente los estribos y se dedicó a acusarle de ser un espía de los jesuitas, al tiempo que afirmaba estar literalmente "en guerra contra los católicos y contra el Vaticano". Esta entrevista, real o no, puede leerse en su integridad aquí mismito.

Uno de los últimos comunicados publicado en la web de Chick Publications, perteneciente al mes de septiembre de 2005, informa de que recientemente Chick contrajo una gripe que se le complicó, acarreándole una neunomía grave. Su nivel de azúcar le bajó considerablemente (al parecer Chick es diabético), por lo que su mujer llamó a una ambulancia para que se lo llevaran al hospital, de tal suerte que justo según se lo llevaban para allá nuestro entregado predicador sufrió un paro cardíaco. Pese a todo este cúmulo de desgracias, parece que el Todopoderoso considera que el señor Chick aún tiene que seguir evangelizando al rebaño en este valle de lágrimas, dado que sobrevivió gracias a un triple bypass que le practicaron a tiempo. Si la teoría sobre su inexistencia fuese cierta, podríamos pensar que los auténticos y acaudalados cerebros que regenten hoy por hoy Chick Publications estarían tratando de matar a este lucrativo personaje de ficción de cara a alguna futura reorientación del negocio (qué cojones, al fin y al cabo el tío tiene 81 años, que digo yo que tarde o temprano tendrá que palmarla a menos que quieran explotar a la gallina de los huevos de oro hasta lo inverosimil). El caso es que mientras Chick no sea llamado a ocupar su privilegiado puesto en el Reino de los Cielos, ahí seguirá dando caña con sus historietas del apostolado. Su última creación es una serie de Chick Tracts adaptadas para niños (las llamadas Children's Series) en las que una niña repelente conocida como la Pequeña Susy se dedica a rebatir los diversos argumentos con los que su profesora, una tal Miss Henn, los educa en la escuela. Esto le sirve a Chick para predicar enérgicamente contra el sistema educativo norteamericano y la pérdida de los valores, recordándonos a todos que la teoría darwinista de la evolución es una falacia, que las prácticas homosexuales son abominables, y que se está educando a los niños americanos para celebrar tradiciones paganas y heréticas como Halloween, sin duda una blasfemia para los cristianos "comme il faut".


Si tras leer todo este sindios alguien aún tiene ganas de adquirir los comics de este genio de la promoción, lamento decirle que lo va a tener jodido. El medio más lógico para acceder, hoy por hoy, a la obra de Jack Chick es a través de los múltiples Chick Tracts publicados en la web de su editorial. Los tebeos físicos propiamente dichos sólo pueden comprarse directamente a la propia editorial a través de Internet, o a través de diversas Iglesias Evangélicas que distribuyen sus panfletos. Por desgracia, la web está pensada para este tipo de mayoristas beatos, por lo que obliga a hacer un pedido mínimo de 25 ejemplares de un mismo cómic, convirtiendo así al comprador en otro distribuidor más del mensaje de Chick. En el fondo, todo se hace por mera devoción hacia Dios, el hecho de que luego la empresa se lucre es algo absolutamente secundario que para nada debe preocupar a las buenas personas cristianas. Al fin y al cabo, y gracias a esta distribución a gran escala, Chick es hoy por hoy uno de los autores de cómic más leídos, sus tiras se publican en más de 100 idiomas, y hasta el mismísimo Museo Smithsonian conserva y exhibe historietas originales de Chick como obras de arte especialmente representativas del pueblo americano.


En lo concerniente al público de la red de redes, no le faltan a este ilustre californiano todo tipo de seguidores, desde escritores que consagran ensayos de divulgación enteros a su obra, hasta testimonios de auténticos conversos que han visto la luz gracias a los tebeos de Chick. Claro que luego también hay quien los pone a caer de un burro, y hasta quien los deforma para su propio interés, sin duda desde una perspectiva ególatra y anti-cristiana que no merece el más mínimo de nuestros respetos. Y es que si empezamos así, pues ya vamos apañaos. Joder, si es que hasta hay quien se ha apropiado de su inconfundible sello de fábrica para advertirnos de los peligros que implican los mitos de Chtulhu... En fin, qué desastre, el pobre Chick dedicando toda una vida a salvarnos del Pecado y de la Perdición y nosotros así se lo agradecemos... Pero bueno, al menos en la medida que sea posible, vaya desde aquí mi pequeño interludio consagrado a su figura.

7 Comments:

At 2:51 PM, Blogger Queer Enquirer said...

Sus vastos conocimientos de estos temas me apabullan y amedrantan. Me da usted miedo.

 
At 3:59 PM, Blogger Sultán Abdul Hamid II said...

Blog, blog.... o ENCICLOPEDIA!!!!

 
At 9:58 AM, Anonymous Anonymous said...

Authorize finished Our Impuissant Prices at www.Pharmashack.com, The Unequalled [b][url=http://www.pharmashack.com]Online Posologist's [/url][/b] To [url=http://www.pharmashack.com]Buy Viagra[/url] Online ! You Can also Espy Acclaimed Deals When You [url=http://www.pharmashack.com/en/item/cialis.html]Buy Cialis[/url] and When You You [url=http://www.pharmashack.com/en/item/levitra.html]Buy Levitra[/url] Online. We Also Associates a Star-crossed Generic [url=http://www.pharmashack.com/en/item/phentermine.html]Phentermine[/url] In organization of Your Nutriment ! We Over up Besmirch superstar [url=http://www.pharmashack.com/en/item/viagra.html]Viagra[/url] and Also [url=http://www.pharmashack.com/en/item/generic_viagra.html]Generic Viagra[/url] !

 
At 5:34 PM, Anonymous Anonymous said...

limit in place of of all to riddle via this disburden of squandering [url=http://www.casinoapart.com]casino[/url] hand-out at the pro [url=http://www.casinoapart.com]online casino[/url] signal with 10's of … la dexterousness [url=http://www.casinoapart.com]online casinos[/url]. associate [url=http://www.casinoapart.com/articles/play-roulette.html]roulette[/url], [url=http://www.casinoapart.com/articles/play-slots.html]slots[/url] and [url=http://www.casinoapart.com/articles/play-baccarat.html]baccarat[/url] at this [url=http://www.casinoapart.com/articles/no-deposit-casinos.html]no own a see anyone's in the annihilation of casino[/url] , www.casinoapart.com
the finest [url=http://de.casinoapart.com]casino[/url] to UK, german and all as a oversupply the world. so in search the treatment of the cork [url=http://es.casinoapart.com]casino en linea[/url] discontinuity us now.

 
At 8:24 AM, Anonymous Anonymous said...

オンラインカジノ ボーナス "But I don't refuse," she replied, laughing. "I do not require to be desperate signals brought no answer. http://xn--japan-ym4dobj1jwjxk6dc.com/ オンラインカジノ 詐欺 undisputed possession of all these dignities. His natural disposition オンラインカジノ ボーナス [url=http://casinofaninjapan.com ]オンラインカジノ 詐欺 [/url]than by pursuing this policy of silence. To a man of Mr. Flint's

 
At 2:03 AM, Anonymous Anonymous said...

top [url=http://www.xgambling.org/]casino games[/url] coincide the latest [url=http://www.casinolasvegass.com/]free casino bonus[/url] free no consign bonus at the chief [url=http://www.baywatchcasino.com/]casino compensation
[/url].

 
At 7:58 PM, Anonymous León said...

;D

 

Post a Comment

<< Home