Monday, January 16, 2006

PLEASE, MR. POSTMAN


En VENENO (1982), una de esas infravaloradas películas de terror 100% británicas que reunía un reparto imposible, el servicio de paquetería de turno cometía una terrible equivocación: entregaba al beneficiario erróneo un envío de alta peligrosidad consistente en una Mamba Negra, el reptil letal por antonomasia. Encerrados en una casa a oscuras cercada por la policía, el absurdo grupo de secuestradores formado por Oliver Reed, Klaus Kinski y Susan George se enfrentaba al destructivo veneno de este salvaje animal de la jungla de África. Obviamente, aquello era sólo una película, pero es lo primero que me ha venido a la mente al ver la oferta de adopción que hace este buen señor a todo aquel que quiera aprovecharla: donde otros se limitan a dar cachorros de pastor alemán o gatitos en adopción, este sujeto ofrece nada menos que DOS TARÁNTULAS, y afirma que se trata de una mascota que en breve estará muy de moda, a juzgar por la creciente cantidad de aficionados a las arañas domésticas. En fin, no voy a entrar ahora a cuestionar la compañía que le puede hacer a uno en su casa una tarántula, que así de buenas a primeras no parece un bicho muy cariñoso y comunicativo, pero que puestos a estar uno mal acompañado, se me ocurre más de uno que comparte su vida con seres humanos más molestos e irritantes que los octópodos. Aquí lo curioso no es ya el hecho en sí, sino la modalidad de entrega del pedido: nada menos que por correo postal. El tío no ve dificultad alguna en remitir esto a quien sea por Postal Express y con el acuse de recibo correspondiente. Primero, le da a la tarántula las correspondientes instrucciones para que se esté quieta, luego la mete en una taza con una toalla o algo así, y la empaqueta mediante el procedimiento standard, con cinta marrón de esa de embalar y pegatas de esas de "THIS SIDE UP" y tal. Y el tío jura y perjura que la tarántula llegará sana y salva a su destino. Eso sí, cobra 20 dólares de gastos de envío y advierte que dará preferencia a todo aquel interesado residente en la costa oeste de los Estados Unidos.




Yo personalmente no tengo intención de adoptar ningún ser vivo, y menos una tarántula que de sólo verla ya entro en berserker y en estado de pánico total, pero sabiendo cómo suelen llegar a su destino mis pedidos de libros y DVDs varios realizados mediante Correos de España, no puedo dejar de pensar que en cualquier lugar del mundo occidental puede haber perfectamente una de estas aterradoras arañas arrastrándose por cualquier bloque de comunidad de vecinos, entre sus buzones, en el ascensor, en los conductos de ventilación... Incluso puede que ponga huevos en la sala de calderas y todo un edificio se vea enfrentado a un ejército de arañas asesinas. Como el Capitán Kirk en aquella vieja película. ¿Os acordáis?

1 Comments:

At 7:33 PM, Blogger Carlitos said...

No, la verdad es que no me acuerdo :/

 

Post a Comment

<< Home