Wednesday, January 04, 2006

PELÍCULAS INCREÍBLEMENTE EXTRAÑAS

1. SECRETARY (2002)



Si SECRETARY se hubiese rodado con intérpretes distintos, no sé, digamos una Jennifer Aniston en el papel femenino, y un Nicolas Cage en el papel masculino, habría sido sin duda la película más controvertida y polémica de lo que va de siglo. Como resulta que se estrenó de tapadillo y pasó sin pena ni gloria por nuestras carteleras, pues todo dio igual. Bueno, todo no: ya hubo sonoras quejas, cartas al director y gritos en el cielo varios por los carteles que anunciaban el estreno del film en nuestro país. Recuerdo haber leído una misiva firmada por la Asociación de Secretarias de España o algo así (siento ser tan impreciso, pero no recuerdo con exactitud cuál era exactamente el absurdo colectivo que se escandalizó por este suceso), en la que se denunciaba enérgicamente el hecho de que se publicitara una película con este tipo de propaganda denigrante para la mujer, amén de discriminatoria, sexista, y ofensiva para con el respetable colectivo de las secretarias. En el cartel, como podéis ver en la imagen adjunta a este post, aparece un evidente primer plano de un trasero femenino, embutido en una falda prieta de esas como de traje de empresa, y perteneciente a la mujer que se halla, supuestamente, inclinada hacia delante, en lo que llamaríamos la célebre "posición del duro" (sí, esa, la clásica de agacharse a recoger el duro, para que luego venga otro por detrás con intenciones aviesas, y bueno, creo que no hace falta que lo explique...). Sobre ese culo inclinado una frase comercial trata de vender la película: "asume tu posición". Puede parecer un tanto suicida por parte del distribuidor tratar de vender la peli con estos mensajes subliminales tan poco propios de nuestra democrática e igualitaria sociedad actual. El cartel es sin duda llamativo. Pero... ¿de qué va esta película? ¿Es una comedia? ¿Es un drama? ¿Es una cosa así como erótico-festiva con rollito sadomaso light?

SECRETARY es, sin lugar a dudas, una comedia romántica. La comedia romántica más extraña y turbia que se recuerda. Los esquemas narrativos no están muy lejos de la comedia romántica estándar con Nicolas Cage y Jennifer Aniston: chica con pasado oscuro y problemas familiares (padre alcohólico, madre maltratada) busca trabajo de secretaria; su jefe resulta ser un hombre serio, apuesto, trajeado y guapo; comienza una relación entre ambos; la relación los hace felices a los dos; la relación pasa finalmente por altibajos e inseguridades, y está a punto de romperse casi al final de la película, cuando ella, mediante un acto de amor asombroso, recupera al hombre que le gusta y ambos acaban viviendo felices para siempre. Y es que dicho así, no parece una película muy prometedora. Claro que si a eso le añadimos que la relación en cuestión está basada en una simbiosis amo/esclava, con azotes, torturas, dominación, sometimiento, auto-mutilación, spanking, y otra serie de bonitas prácticas poco comunes en los noviazgos felices de las películas de sobremesa con Ben Stiller y Cameron Diaz, pues la cosa cambia bastante. Porque al final, esto de lo políticamente incorrecto tiene un pase según quién lo cometa. No es lo mismo hacer una peli con Maggie Gyllenhaal y James Spader (que por cierto, vaya casting, que a nadie se le escapa que no hay peli en que Spader no haga de pervertido sexual o de tío raro y chungo, y la mayor de los Gyllenhaal pues otra que tal baila, que no sale en una puta peli normal), que hacer superproducción de Hollywood para toda la familia.


En el caso que nos ocupa, se trata de una peli del desconocido director Steven Shainberg, sobre un guión de Erin Cressida Wilson. Es gente que proviene del circuito off-Broadway, no de la industria del cine de Los Angeles, y parece que eso cuenta. La historia de amor aquí es entre un jefe que tortura moral y psicológicamente a los empleados de su bufete, y una secretaria que ve la luz al sentirse azotada, dominada y humillada por el susodicho jefe. Es una relación perfecta, un choque entre dos medias naranjas complementarias, en la que cada cicatriz, cada moretón, recuerda un instante de felicidad orgásmica y plena. En estos tiempos en los que los malos tratos, la violencia de género y el terrorismo doméstico son problemas tan graves y tan denunciables, estrenar una película como esta sólo puede entenderse como una maniobra silenciosa dentro del cine independiente yanqui, porque de lo contrario todo Dios sabría que se va a estrenar LA famosa peli en la que a Cameron Diaz o a Jennifer Aniston les dan de hostias y encima lo disfrutan. Bueno, tampoco es tan mala idea de cara a rentabilizarla, siempre y cuando al final de la peli Cameron Díaz se cure de su "enfermedad" y proceda a tener una relación hormonal sana y sociable, pero claro, aquí la cosa no va de eso. Aquí en el fondo el masoquismo y la dominación son accidentales, lo que se narra es la historia de amor entre las dos personas que establecen esta relación.

En lo referente a la atmósfera, la peli es bastante oscura y lynchiana. Lo de lynchiana igual es sólo por la estupenda música de Angelo Badalamenti, colaborador habitual de Lynch, pero esa sensación de que todo suceda en esa siniestra oficina en la que parece que están constantemente como instalándose o de mudanza o algo, el que los personajes sean tan absurdos (a medio camino entre el redneck oligofrénico y la caricatura fría de los delirios de Lynch), los diálogos entrecortados... No sé, algo tiene. Evidentemente, no es una comedia de hacer reír, está más cerca del cine de Jim Jarmusch o Wes Anderson que de la comedia de carcajadas que todos conocemos.


Pues nada, eso, que si alguien tiene cojones, que hay por ahí una edición de Manga Films disponible en venta, alquiler y lo que haga falta. Yo personalmente recomiendo la edición británica de Tartan Video, que trae un divertido audiocomentario de Shainberg y Wilson, pero para los que se pierdan con la lengua de Shakespeare, con la edición española tendría que valer. Y si no pues a emulearla, que también vale.



3 Comments:

At 6:14 PM, Blogger Ilse said...

Un post muy bueno. Yo lo resumo en dos palabras: Película magnífica. Y bueno, el cartel es de los mejores y más imaginativos (la lapidaria también) que se han hecho en mucho tiempo).

 
At 3:17 PM, Blogger Sultán Abdul Hamid II said...

Respetado Big Kahuna, se le ha olvidado decir, que en el fondo es un western... ;)

Si la tiene ya se la pediré... para estas cosas, es mejor acceder directamente a su videoteca que a la mula...

Saludos,

El Sultán.

 
At 11:47 PM, Anonymous Dani said...

Cuando la ví yo en el cine había una viejuna a mi lado que no sabía dónde se metía y ponía unas caras viendo lo que sucedía en pantalla que era para hacerle una foto.

La peli muy buena, y además sale la Gyllenhaal que es monísima.

 

Post a Comment

<< Home